Volver atrás
Gestión de tesorería
Pagos

Gestión de pagos internacionales: desafíos y soluciones

August 8, 2023

En un mundo cada vez más interconectado y globalizado, la capacidad de gestionar pagos internacionales de manera eficaz se ha convertido en un componente fundamental para el éxito de cualquier negocio global. Ya sea que estés haciendo negocios con proveedores en el extranjero, expandiendo tu presencia en mercados internacionales, o contratando talento de todo el mundo, necesitas un método fiable, eficiente y económico para realizar y recibir pagos a través de las fronteras internacionales.

Sin embargo, la gestión de pagos internacionales viene con su propio conjunto de desafíos. Desde altos costes y baja velocidad hasta la falta de transparencia en la información y la compleja gestión de divisas, las empresas a menudo se encuentran navegando en un terreno difícil. 

En este artículo, profundizaremos en la comprensión de estos desafíos y exploraremos las diferentes soluciones disponibles que pueden facilitar el proceso, permitiendo a las empresas maximizar su eficiencia y minimizar los costes en el entorno global de hoy.

¿Qué entendemos por gestión de pagos internacionales?

La gestión de pagos internacionales se refiere al proceso de realizar y recibir pagos entre diferentes países y áreas regionales. Para las empresas que operan a nivel global, esta gestión es fundamental a la hora de realizar sus operaciones diarias, ya que implica múltiples divisas, regímenes fiscales, políticas de bancos y regulaciones específicas de cada país. En España y el resto del mundo, esta gestión abarca transferencias, transacciones SWIFT o pagos digitales, entre muchos otros.

En la actualidad, existen varias modalidades de pago a nivel internacional. Entre ellas se incluyen transferencias bancarias tradicionales, pagos mediante SWIFT (Sociedad para las Comunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales, por sus siglas en inglés), y cada vez más, soluciones de pago digitales y fintech. También hay pagos a través de tarjetas de crédito internacionales y servicios de pago online, como PayPal.

¿Cómo funcionan los pagos internacionales?

Comprender cómo funcionan los pagos internacionales es esencial para cualquier empresa que opera a nivel global. 

Aunque la operativa puede variar dependiendo de los países involucrados y del método de pago seleccionado, el proceso generalmente sigue los siguientes pasos:

  1. En primer lugar, la empresa emisora, también conocida como el ordenante, solicita a su banco que envíe un pago a una empresa en otro país. Esta solicitud puede realizarse físicamente en una sucursal del banco o de manera digital a través de la plataforma de banca en línea del banco.
  2. El banco del ordenante, conocido como el banco emisor, luego inicia la transacción. Esto incluye la conversión de la moneda, si es necesario. El banco emisor también se encargará de comprobar la solicitud de pago y realizar los controles de seguridad necesarios.
  3. Una vez que estos pasos se han completado, la transacción se envía a través de una red de pagos internacionales. Esta red puede incluir varios bancos intermediarios, y la transacción puede pasar por varias etapas de procesamiento antes de llegar al banco del destinatario. Uno de los sistemas más utilizados para estas transferencias es SWIFT, que es un sistema de mensajería seguro que los bancos utilizan para comunicarse entre sí.
  4. Finalmente, el banco del destinatario, conocido como el banco beneficiario, recibe la transacción. Luego verifica la transacción y acredita los fondos en la cuenta del destinatario.

Cada uno de estos pasos puede involucrar diferentes tarifas, y el proceso puede llevar varios días. Sin embargo, con las nuevas tecnologías y soluciones de pago, se está trabajando para hacer que este proceso sea más eficiente y menos costoso.

Los principales desafíos en la gestión de pagos internacionales

La realización de pagos internacionales no es un proceso sencillo y se enfrenta a numerosos desafíos. A continuación, se detallan algunos de los más comunes.

Coste elevado

El coste asociado a la realización de pagos internacionales puede ser significativo. Los bancos y otros proveedores de servicios financieros suelen cobrar tarifas por el procesamiento de estas transacciones. Según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), estas tarifas pueden llegar a representar hasta el 7% del monto transferido, lo que puede suponer un coste considerable para las empresas.

Además, las empresas deben considerar el coste del cambio de divisa, cuando las transacciones se realizan en una moneda diferente al euro. Los bancos y los proveedores de servicios financieros suelen aplicar un margen al tipo de cambio interbancario, lo que puede aumentar aún más el coste de las transacciones internacionales.

Baja velocidad

La velocidad de las transacciones internacionales es otra de las principales preocupaciones de las empresas que operan a nivel internacional.

A menudo, las transferencias de dinero internacionales pueden tardar varios días en completarse. Según un informe del Banco Mundial, el tiempo medio de las transferencias internacionales es de 3 a 5 días, dependiendo del país de origen y destino de los fondos.

Este retraso puede causar problemas de flujo de efectivo y dificultar la planificación financiera de las empresas. Ya no es que el flujo de caja no sea instantáneo; es que su procesamiento es mucho mayor que una transacción nacional, lo que puede provocar discrepancias importantes en la contabilidad empresarial.

Falta de transparencia

En ocasiones, las empresas no cuentan con toda la información necesaria para comprender completamente los costes asociados a las transacciones internacionales. Por ejemplo, las tarifas y los tipos de cambio pueden no estar claros hasta que se completa la transacción. 

Según un estudio de la Comisión Europea, esta falta de transparencia puede llevar a costes inesperados y dificultar la gestión eficaz de los pagos internacionales.

Gestión de divisas y riesgo de tipo de cambio

Aunque la entrada de España en el euro eliminó el riesgo cambiario en las transacciones internacionales a nivel de la eurozona, la gestión de divisas continúa siendo un desafío importante en las transacciones internacionales.

Las fluctuaciones en los tipos de cambio pueden tener un impacto significativo en los costes de las empresas. Por ejemplo, si una empresa española realiza una transacción en dólares y el euro se deprecia frente al dólar, el coste de la transacción para la empresa puede aumentar. La gestión de este riesgo de cambio de divisa es un aspecto crucial de la gestión de pagos internacionales.

Soluciones para la gestión de pagos internacionales

La superación de los desafíos asociados con los pagos internacionales requiere la adopción de soluciones estratégicas y eficientes. A continuación, se destacan algunas de las soluciones más relevantes:

  • Soluciones fintech: las fintechs han revolucionado el sector financiero, proporcionando soluciones innovadoras para los pagos internacionales. Empresas como TransferWise (ahora Wise) o Revolut ofrecen servicios de transferencia de dinero internacional que son más rápidos, más baratos y más transparentes que las opciones tradicionales.
  • Gestión de riesgo de divisas: para manejar el riesgo de las fluctuaciones de divisas, las empresas pueden optar por contratos de futuros o de opciones. Estos instrumentos financieros permiten a las empresas bloquear un tipo de cambio específico para una fecha futura, protegiéndolas contra las fluctuaciones del mercado.
  • Acuerdos de nivel de servicio (SLA): Los acuerdos de nivel de servicio con los proveedores de servicios de pago pueden garantizar un cierto nivel de rendimiento, como la velocidad de las transacciones y la transparencia en la información sobre sus tarifas. Estos acuerdos pueden ayudar a las empresas a obtener un servicio más predecible y fiable.
  • Sistemas de pago en tiempo real (RTP): Los sistemas de pago en tiempo real permiten la transferencia de fondos entre cuentas bancarias de forma casi instantánea. Estos sistemas, que están siendo implementados en muchos países, pueden acelerar significativamente la velocidad de las transacciones internacionales.
  • Monedas digitales y blockchain: las tecnologías emergentes como las criptomonedas y la blockchain pueden ofrecer soluciones innovadoras para los pagos internacionales. Por ejemplo, la utilización de la tecnología blockchain puede aumentar la transparencia y reducir los costos de las transacciones.
  • Banca abierta: la banca abierta permite a las empresas compartir sus datos bancarios de forma segura con terceros autorizados. Esto puede facilitar la integración de soluciones de pago internacionales y permitir a las empresas beneficiarse de servicios de pago más eficientes y personalizados.
  • Integración de sistemas de pago: Las empresas pueden integrar sus sistemas de pago internacionales en un solo sistema unificado. Esto puede simplificar la gestión de pagos, proporcionar una mayor visibilidad y control sobre las transacciones, y mejorar la eficiencia operativa.
  • Software específicos de gestión de tesorería: los desafíos en los pagos internacionales también tienen sus problemas en el seno de las empresas. El software de gestión de tesorería, como el que ofrece Embat, ofrece a las empresas una plataforma centralizada para administrar todas sus operaciones de tesorería, incluyendo los pagos internacionales. Además, permiten consolidar sus transacciones, realizar un seguimiento de las posiciones de efectivo en tiempo real, gestionar el riesgo de divisas y mucho más. El uso de un software de gestión de tesorería puede ayudar a mejorar la eficiencia, reducir el riesgo y proporcionar una mayor transparencia y control sobre las operaciones de pago internacionales.

Al implementar estas soluciones, las empresas pueden superar los desafíos asociados con la gestión de pagos internacionales y aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece el comercio global.

Conclusiones

En definitiva, la gestión de pagos internacionales es un componente esencial para cualquier empresa que opera a nivel global. Aunque esta tarea puede ser compleja y estar llena de desafíos, como altos costes, baja velocidad, falta de transparencia y gestión de divisas, existen soluciones y estrategias que pueden aliviar estas dificultades y hacer que este proceso sea más eficiente.

Es esencial mantenerse al día con las últimas tecnologías y tendencias en el ámbito de los pagos internacionales. Ya sea mediante la utilización de soluciones fintech, la implementación de una política de gestión de divisas eficaz o garantizando la transparencia en todas las transacciones, las empresas pueden optimizar sus operaciones y asegurarse de que están preparadas para afrontar los desafíos que el comercio global presenta.

Finalmente, es fundamental recordar que la gestión de pagos internacionales no es solo una cuestión de eficiencia y costes. También es un aspecto vital de la relación con tus socios y clientes internacionales. Una gestión eficaz y transparente de los pagos internacionales puede ayudar a construir la confianza y la credibilidad de tu empresa, factores que son esenciales para el éxito en el escenario internacional.

Ready to flow?

Contacta con nosotros