Volver atrás
Pagos
Digitalización

¿Desaparecerá la remesa de pagos?

October 5, 2023

Durante mucho tiempo, las remesas de pagos han sido el pilar fundamental sobre el que se sustentaba la realidad de los departamentos de tesorería y de cobros y pagos de la mayoría de empresas. Al fin y al cabo, es la solución más sencilla, cómoda y rápida para gestionar los pagos a proveedores. 

Sin embargo, la actual realidad tecnológica, en continua evolución, unida a los problemas actuales que presentan estos métodos de pago, hacen que muchos se pregunten si la remesa de pagos tiene los días contados. A continuación, exploraremos las tendencias actuales, los desafíos y las innovaciones que están redefiniendo el panorama de las remesas y lo que esto podría significar para el futuro de las transacciones globales

Qué es y cómo funciona una remesa de pagos

Una remesa de pagos es un conjunto de pagos o transferencias de dinero que se envían juntos o agrupados por una empresa a otra, y que generalmente se utilizan para pagar facturas por la prestación de servicios o el suministro de bienes. Esta agrupación se realiza generalmente para simplificar y agilizar procesos administrativos y bancarios. 

Las remesas de pagos son comunes en el ámbito empresarial, especialmente cuando las compañías tienen que realizar múltiples pagos a diferentes proveedores o beneficiarios en una fecha específica.

Se trata de una herramienta fundamental para gestionar y organizar múltiples pagos a proveedores, empleados, entidades gubernamentales, entre otros. Su funcionamiento se centra en agrupar y procesar varios pagos de manera simultánea, para lo cual se realizan las siguientes acciones:

  • Generación de la remesa: las empresas, a través de sus sistemas contables o financieros, generan una lista o archivo con todos los pagos que deben realizarse en un período determinado. Esta lista incluye detalles como el nombre del beneficiario, el número de cuenta, el monto a pagar, la fecha de vencimiento, y cualquier otro dato relevante.
  • Verificación y aprobación: antes de procesar la remesa, es común realizar una revisión y verificación de los adeudos listados para asegurar que no haya errores. En muchas empresas, especialmente en las de mayor tamaño, la remesa debe ser aprobada por un responsable o un departamento específico antes de ser procesada.
  • Envío al banco o entidad financiera: una vez aprobada, la remesa se envía al banco o entidad financiera con la que trabaje la empresa. Esto puede hacerse de forma electrónica mediante sistemas de banca en línea o mediante software especializado. El banco recibe la remesa y procesa cada uno de los pagos incluidos en ella.
  • Procesamiento de los pagos: el banco realiza las transferencias o pagos a cada uno de los beneficiarios indicados en la remesa por el importe correspondiente a cada factura. En caso de que haya algún problema con algún pago (por ejemplo, una cuenta bancaria incorrecta), el banco notificará a la empresa para que se realicen las correcciones pertinentes.
  • Confirmación y registro: una vez procesada la remesa, el banco suele enviar comprobantes o recibos a la empresa. Esta, a su vez, registra en su sistema contable los pagos realizados con los importes correspondientes, actualizando su estado de cuentas y asegurando que se haya cumplido con todas las obligaciones financieras del período.

¿Cuáles son los problemas de las remesas de pagos?

En la actualidad, la comunicación entre los ERP de las empresas y los bancos se suele llevar a cabo mediante interfases peer to peer (o P2P), normalmente a través de canales SWIFT dedicados. A través de estas redes, se produce una comunicación bidireccional entre la empresa y el banco, en la que la empresa envía toda la información de sus cuentas mediante ficheros que tienen una determinada estructura estandarizada. Un claro ejemplo de ello son las remesas de pagos. 

En España, estos ficheros están estructurados, definidas por diferentes formatos de la Asociación Española de Banca (AEB) o de SEPA. A nivel internacional, existen otros estándares similares, pero el funcionamiento es similar. 

En cualquier caso, la comunicación no es instantánea, sino que se realiza en varios pasos. En el caso de las remesas de pago, los tesoreros deben bajarse un fichero en formato XML de sus sistemas ERP, y subirlo a la plataforma bancaria para que este procese los pagos.

No es hasta el día siguiente, momento en el que se recibe el extracto bancario con los movimientos y recibos del día anterior, cuando se puede conciliar las cuentas con la información bancaria real.

Este proceso supone un auténtico problema y un riesgo para los tesoreros, que no pueden disponer de la información actualizada en tiempo real y, además, es un proceso propenso a múltiples errores, ya sea de comunicación o humanos. Deben esperar, al menos un día, hasta disponer de toda la información conciliada en sus cuentas contables, lo que impide hacer previsiones de tesorería reales y fiables.

Remesas digitales: la nueva tendencia en pagos

Las remesas de pagos digitales han experimentado una evolución significativa en los últimos años, impulsadas por la tecnología y la demanda de soluciones más rápidas, seguras y convenientes. Algunas de las soluciones actuales son las siguientes:

  • Plataformas de tesorería integradas: las plataformas actuales de tesorería ofrecen una solución integrada con la contabilidad de la empresa. Gracias a esta solución, se puede obtener la información sobre las remesas y la conciliación en tiempo real, lo que sin duda facilita la labor de los tesoreros.
  • Transferencias bancarias electrónicas: muchos bancos ofrecen la posibilidad de realizar transferencias electrónicas a través de plataformas online o aplicaciones móviles. Estas transferencias pueden ser nacionales o internacionales y suelen ser más rápidas que las transferencias tradicionales.
  • Plataformas de pago P2P: aplicaciones como PayPal, Venmo o Cash App permiten a los usuarios enviar y recibir dinero de forma instantánea utilizando solo una dirección de correo electrónico o el número de teléfono.
  • Billeteras digitales o e-wallets: soluciones como Apple Pay, Google Wallet o Samsung Pay permiten a los usuarios almacenar información de tarjetas de crédito o débito y realizar pagos directamente desde sus dispositivos móviles.
  • Criptomonedas: las monedas digitales como Bitcoin, Ethereum o Ripple ofrecen una forma descentralizada de enviar y recibir dinero a través de la tecnología blockchain. Estas transacciones son seguras, transparentes y pueden ser más rápidas y económicas que otros métodos, especialmente para remesas internacionales.
  • Plataformas de remesas internacionales: empresas como TransferWise (ahora Wise), Remitly o Xoom se especializan en remesas internacionales, ofreciendo tasas de cambio competitivas y tarifas más bajas que los bancos tradicionales.
  • Tarjetas de prepago digitales: estas tarjetas se pueden cargar con fondos y enviar a destinatarios en otros países, quienes pueden usarlas como una tarjeta de débito regular o retirar efectivo en cajeros automáticos.
  • APIs de pago: las interfaces de programación de aplicaciones (APIs) permiten a las empresas integrar soluciones de pago directamente en sus plataformas o aplicaciones, facilitando transacciones rápidas y seguras.
  • Soluciones de pago móvil en mercados emergentes: en regiones donde la bancarización es baja, soluciones como M-Pesa en África han revolucionado las remesas, permitiendo a los usuarios enviar y recibir dinero directamente a través de sus teléfonos móviles.
  • Plataformas de gestión de pagos empresariales: soluciones como Stripe o Square, están diseñadas para ayudar a las empresas a gestionar pagos, facturas y remesas de manera eficiente y segura.
  • Neobancos y fintech: estas instituciones financieras digitales ofrecen soluciones innovadoras y competitivas en remesas y pagos, a menudo con tarifas más bajas y tiempos de procesamiento más rápidos que los bancos tradicionales.

Estas soluciones digitales en remesas de pagos están transformando la forma en que las personas y las empresas envían y reciben dinero, al ofrecer mayor velocidad, seguridad y conveniencia. Con la continua innovación en el espacio fintech, es probable que veamos aún más avances y soluciones en el futuro cercano. 

Desafíos futuros, ¿desaparecerá la remesa de pagos?

En una era que tiende a la instantaneidad, los futuros tesoreros también exigen soluciones que les garanticen disponibilidad de la información en tiempo real, y las remesas de pago no iban a ser una excepción. Esto puede hacer que métodos más antiguos, como las remesa de pagos actuales, se perciban como menos atractivos en comparación con las soluciones instantáneas y digitales que más tirón están teniendo en la actualidad.

Desde la popularización de las criptomonedas hasta las plataformas de pagos online, las alternativas a las remesas tradicionales están ganando terreno. Estas innovaciones prometen transacciones más rápidas, tarifas más bajas y una mayor inclusión financiera. Sin embargo, con estos avances también vienen desafíos. La seguridad, la volatilidad de las monedas digitales y las regulaciones gubernamentales son solo algunas de las preocupaciones que rodean a estas nuevas formas de transferencia de dinero.

Con todo, y a pesar de todos los avances digitales, es probable que las remesas de pagos continúen siendo una realidad en ciertos sectores o regiones, especialmente donde la infraestructura digital no esté completamente desarrollada o donde las remesas sean una práctica arraigada.

Conclusiones 

En definitiva, aunque es probable que la relevancia de la remesa de pagos disminuya con el tiempo debido a la evolución tecnológica y los cambios en las preferencias de los consumidores, su existencia dependerá de la adaptabilidad de esta herramienta a las nuevas demandas del mercado y de cómo se integre con las soluciones emergentes.

Toni
Berga
Co-founder @ Embat
Toni Berga, cofundador de Embat, cuenta con una trayectoria profesional de más de una década en J.P. Morgan, donde desempeñó el cargo de director ejecutivo en el área de banca de inversión y banca comercial para empresas familiares en España y el Reino Unido.

Ready to flow?

Contacta con nosotros