Volver atrás
CFO
Gestión de tesorería
Digitalización

Pasado, presente y futuro del CFO

April 25, 2024

Si bien el cambio es una constante, en lo que respecta al rol del CFO, ha sido durante los últimos años cuando este se ha “acelerado” gracias a los avances que se han producido a nivel tecnológico, lo que le ha permitido asumir nuevas responsabilidades y así poder convertirse en la figura del “facilitador”, que busca entender el futuro de la compañía, colaborando de forma estratégica con el CEO y con el resto de las áreas.

Pasado: limitaciones y responsabilidades tradicionales

No debemos dejar de lado que, hasta poco tiempo atrás, su contribución se encontraba principalmente asociada a la de quien mejor podía “explicar lo que había PASADO” en la organización, ya sea mediante el análisis y reporting financiero, o bien la emisión de los estados financieros, aporte que por sí solo, no deja de ser algo “limitado”, por la potencialidad y relevancia de su función.

Pese a que esta función reviste un carácter importante de realizar, que se combina con la gestión PRESENTE de la operativa financiera de la compañía, a través del control contable, el seguimiento sobre la evolución de la tesorería, de los costes y márgenes de rentabilidad, entre otras muchas actividades más, su participación encontraba (encuentra) su límite cuando nos referimos a posicionar la compañía en el FUTURO.

Es por esto que enfocarse en lo que vendrá, no deja de ser el cambio más significativo de su rol, lo que permite al CFO desarrollar una función mucho más estratégica, donde el conocimiento que posee del negocio le permite aportar un mayor valor sobre cuáles pueden ser los retos posibles de asumir por parte de la compañía y de su propia gestión, considerando a la vez, los riesgos asociados.

Presente: desafíos actuales y gestión transaccional

Pero llevar a cabo un cambio de visión tan relevante, implica por su parte, adoptar nuevas habilidades, principalmente a través de una actitud positiva que lo lleve a trabajar de forma coordinada con las demás áreas de negocio de la compañía, partiendo de que con muchas de ellas su relación en el pasado ha sido de tipo “indirecta”, por lo que deberá de fortalecer este aspecto, mediante una gestión transversal que involucre a las mismas.

Ahora bien, el adoptar este nuevo rol, no implica dejar de lado, lo que podemos definir como sus funciones “más tradicionales”, ya que tanto el análisis mencionado del pasado como la propia gestión del presente, continúan siendo sus principales responsabilidades que debe y puede combinar con su función de catalizador del cambio estratégico. Liderar el proceso de innovación en la tesorería implica, por ejemplo, integrar la inteligencia artificial en la contabilidad y la conciliación bancaria para mejorar la precisión en las decisiones estratégicas del negocio.

Obviamente que no se trata de un objetivo fácil de lograr, por el hecho de que muchas veces existe la percepción de que el área financiera es más bien un “mal necesario”, con la que en ciertas ocasiones es necesario interactuar, donde la idea de aportar un valor estratégico a la organización, no suele ser la función con la que se la percibe.

Futuro: visión estratégica y creación de valor

Es por esto, que el CFO debe de adoptar una actitud de cambio tanto “interna” con su equipo, al que deberá de reconvertir y dotar de las herramientas y habilidades necesarias para lograr modificar el enfoque desde lo transaccional hacia una figura de gestor de información estratégica, y lo mismo junto al resto de las áreas que componen la organización.

A la vez, especial relevancia adquiere el convertirse en el principal aliado del CEO, algo que para lo cual debe de orientar su trabajo, no solamente desde la “prudencia financiera” que forma parte de su ADN y que muchas veces se encuentra condicionada por el pasado de la empresa, sino también enfocado hacia el crecimiento del negocio.

La consecución de estos retos, le permitirá “combinar” el análisis y explicación del PASADO junto a la previsión del FUTURO, conjuntamente con la gestión transaccional del PRESENTE, para de esta manera dar forma a una nueva perspectiva sobre el alcance de sus funciones.

En resumen, es el CFO el encargado de liderar el cambio para la creación de valor futuro en la organización, tarea a realizar de forma coordinada y en equipo con el CEO, y así llevar a cabo un rol esencial y estratégico dentro de cualquier compañía, sin importar el tamaño de la misma o el sector a la cual pertenece.

Toni
Berga
Co-founder @ Embat
Toni Berga, cofundador de Embat, cuenta con una trayectoria profesional de más de una década en J.P. Morgan, donde desempeñó el cargo de director ejecutivo en el área de banca de inversión y banca comercial para empresas familiares en España y el Reino Unido.

Ready to flow?

Contacta con nosotros