Volver atrás
CFO

La relación estratégica entre el CFO y CIO

November 14, 2023

Nos encontramos viviendo una realidad cada vez más digital, escenario que impacta de forma directa en cualquier tipo de organización, sin distinción de su actividad, tamaño o ubicación geográfica. Es la propia digitalización la que adquiere el poder de transformar la forma en la que hacemos las cosas, por lo cual, pasa a ser imprescindible, el impulsar la innovación y lograr la sostenibilidad del negocio en el largo plazo.

Un nuevo paradigma en la gestión empresarial

Es en este escenario actual, cuando la relación entre el CFO y el CIO se convierte en algo estratégico y esencial, donde el objetivo central a conseguir es el de potenciar tanto el presente como el futuro de la compañía, puesto que la tecnología ha dejado de ser algo exclusivo de un área en particular y se ha convertido en el factor diferencial y de crecimiento de las empresas.

Así es como la colaboración entre ambos departamentos pasa a ser imprescindible para afrontar los nuevos retos que se avecinan y poder así adaptarse a la “velocidad del cambio”, ya que, si hay dos áreas que pueden (y deben) trabajar de forma conjunta en torno a la transformación digital de la empresa, estas son las de Finanzas y Tecnología.

Colaboración CFO-CIO: clave para la transformación digital

Por un lado, no hay que dejar de considerar que la evolución actual del rol del CFO se produce gracias a la propia tecnología, que le ha facilitado su gestión y el poder asumir nuevas responsabilidades (cada vez más estratégicas), que aportan un mayor valor al negocio, lo que se “potencia” con el conocimiento que posee de las variables claves del negocio y de los riesgos que la compañía puede asumir y de esta forma .

Por otro lado, es en la conversión de lo físico a la digital, cuando el CIO, como “arquitecto” de la innovación tecnológica, se convierte en el socio de referencia del CFO, donde su participación va mucho más allá del mero análisis, aprobación y posterior seguimiento de las iniciativas digitales en curso, convirtiéndose en el mejor “influencer” interno para llevar a cabo el proceso de transformación digital de la compañía.  

El trabajo en conjunto y de forma integrada entre ambos, facilita el logro de este objetivo, algo que se puede comprobar desde un inicio, con la propia recepción por parte del CIO o del mismo CFO, de las diferentes peticiones de cambio solicitadas por las diferentes áreas de la organización, que requieren de su análisis y posterior aprobación.

La alianza CFO & CIO: una ventaja competitiva

Lo “natural” desde la perspectiva del CFO, como custodio de los recursos financieros de la compañía, es la de considerar aquellas que ofrezcan un mayor retorno, pero esto no siempre debe de ser así, y es aquí cuando es necesario lograr la mejor comunicación y comprensión conjunta con el CIO, para esta forma definir cuáles serán aquellas soluciones que permitan maximizar en el largo plazo la eficiencia operativa del negocio.

Es por esto que pasa a ser imprescindible que tanto el CIO entienda de finanzas, como el CFO comprenda el valor que puede aportar la incorporación de nuevas tecnologías en la organización y así poder llevar a cabo de forma conjunta, el mejor análisis de las inversiones y del retorno de las mismas.

Eso sí, un reto al que se enfrenta el CFO es el de poder comprender el impacto de los cambios “digitales” a realizar, no ya desde un punto de vista centrado en los costes y la rentabilidad que podría generarse en el corto plazo, sino que debe realizar un “cambio de chip” centrando su análisis en la creación futura de valor para la compañía.

Las ventajas de la “alianza CFO & CIO” son más que evidentes, donde es fundamental llevar a cabo una negociación conjunta, y así evitar cualquier diferencia que pudiese surgir en la evaluación y selección, de lo que realmente es necesario para la organización.

Por lo tanto, quien logre aprovechar al máximo las habilidades complementarias de este  “matrimonio”, dispone de una ventaja competitiva, que le permitirá afrontar el desafío de la conversión hacia lo digital, de forma diferencial al resto de las empresas.

¿Logrará el CFO privilegiar la rentabilidad a largo plazo cuando esto pueda no significar el conseguir un retorno tangible en un periodo corto de tiempo?

Toni
Berga
Co-founder @ Embat
Toni Berga, cofundador de Embat, cuenta con una trayectoria profesional de más de una década en J.P. Morgan, donde desempeñó el cargo de director ejecutivo en el área de banca de inversión y banca comercial para empresas familiares en España y el Reino Unido.

Ready to flow?

Contacta con nosotros