Volver atrás
Gestión de tesorería
Digitalización

Megatendencias 2024 en tesorería: el auge de la ciberseguridad

January 19, 2024

En un mundo donde la tesorería corporativa se entrelaza cada vez más con la tecnología digital, el año 2024 se erige como un punto crítico en la lucha contra un enemigo invisible pero devastador: los ciberataques. En este sentido, la ciberseguridad, que hasta hace poco tiempo era un término relegado a los departamentos de TI, se ha catapultado al centro del escenario financiero como una preocupación mayúscula.

Los ataques se han sofisticado de una manera sin precedentes, empleando tácticas avanzadas que desafían incluso los sistemas de seguridad más robustos. Con la inteligencia artificial y el aprendizaje automático en su arsenal, los ciberdelincuentes están creando amenazas que evolucionan constantemente, capaces de burlar las defensas tradicionales y poner en jaque la integridad financiera de las empresas. 

Ante estas circunstancias, la ciberseguridad continuará siendo una de las principales preocupaciones de los tesoreros y equipos financieros en 2024, especialmente en algo tan sensible como es la gestión de la liquidez. Las empresas tendrán que adaptarse a este entorno de amenazas en constante evolución, priorizando inversiones en sistemas de seguridad avanzados y adoptando un enfoque integral que incluya tanto la tecnología como la formación del personal.

La ciberseguridad, una preocupación creciente para los equipos financieros

El informe "State of Cybersecurity 2023", elaborado por ISACA revela una creciente preocupación en el ámbito de la ciberseguridad, ya que los ciberdelincuentes se encuentran cada vez más activos. En concreto, un 48% de las organizaciones informaron un aumento en los ataques cibernéticos en comparación con el año anterior. 

En este contexto, el informe "EY 2023 Global Cybersecurity Leadership Insights", que analiza la situación en 25 países, muestra que las organizaciones enfrentan en promedio 44 incidentes cibernéticos significativos al año. Resalta, además, que aproximadamente el 75% de estas organizaciones tardan seis meses o más en detectar y responder a un incidente de ciberseguridad.

Esta realidad es especialmente preocupante en el caso de los departamentos financieros de las empresas, debido a la digitalización acelerada de las operaciones financieras, al manejo de datos financieros críticos y por ser un objetivo especialmente atractivo para los ciberdelincuentes. Esto incrementa la exposición a ciberdelincuentes.

Por estas razones, la ciberseguridad se ha convertido en una preocupación creciente para los equipos financieros debido a la digitalización acelerada de las operaciones financieras, lo que incrementa la exposición a ciberataques. Además, el aumento de sofisticación en los métodos de ataque y la evolución constante de las amenazas cibernéticas exigen una atención y protección especializada de prevención y ciberseguridad para asegurar la integridad y confidencialidad de la información financiera.

En línea con esta creciente demanda de seguridad, el "Diagnóstico de Talento en Ciberseguridad" del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) destaca un aumento significativo en la necesidad de profesionales especializados en el campo. Para  este 2024, se proyecta que en España, la demanda de expertos en ciberseguridad superará los 83.000 puestos de trabajo, resaltando la importancia creciente de esta área en el panorama empresarial actual. 

Los riesgos para la seguridad de las empresas en 2024

En 2024, las empresas enfrentarán riesgos de ciberseguridad cada vez más complejos y variados, aunque no muy diferentes a los de años pasados. Los ciberataques serán más sofisticados, aprovechando las vulnerabilidades emergentes en tecnologías avanzadas. La preocupación se centrará en los siguientes riesgos:

  • Ataques de ransomware avanzados: el ransomware es un tipo de malware que cifra los datos del usuario, impidiendo su acceso hasta que se paga un rescate, generalmente a través de criptomonedas. Estos ataques se volverán más complejos, afectando no solo a la infraestructura de TI, sino también a los sistemas operativos críticos. La rápida recuperación de los datos a través de copias de seguridad y la resistencia y robustez de los sistemas serán cada vez más importantes.
  • Evolución en técnicas de phishing e ingeniería social: el phishing es una técnica de fraude a través de internet a través de la cual los atacantes envían mensajes o correos electrónicos que aparentan ser de fuentes legítimas, como bancos o empresas de seguros, con el objetivo de engañar a los destinatarios para que revelen información personal y confidencia. Estos sistemas son cada vez más complejos y sofisticados, utilizando técnicas como el deepfake y la personalización, para engañar a los empleados y obtener acceso a sistemas críticos.
  • Vulnerabilidades en IoT y dispositivos móviles: el creciente uso de dispositivos conectados de manera masiva y aplicaciones móviles en operaciones empresariales ampliará las superficies de ataque y creará nuevos vectores de amenazas.
  • Desafíos en la gestión de identidades y accesos: a medida que las empresas adoptan políticas de trabajo híbridas y remotas, la gestión de identidades y accesos se complicará, requiriendo soluciones más robustas y adaptativas.

¿Cómo mejorar la ciberseguridad en 2024 en la tesorería de las empresas?

La tesorería es uno de los departamentos más importantes y con la información más sensible de cualquier empresa. El control del efectivo, el acceso a las cuentas bancarias empresariales y cierta información sobre clientes y proveedores hacen de esta una función esencial que necesita ser protegida de manera especial.

Esto hace que sea imprescindible establecer estrategias de ciberseguridad avanzadas en la tesorería. Algunas de las acciones más relevantes para conseguirlo son los siguientes:

  • Autenticación multifactor: implementar un sistema que requiera varias formas de verificación (como contraseña, huella digital, o mensaje de texto) para acceder a los sistemas críticos, reduciendo el riesgo de accesos no autorizados. Existen multitud de aplicaciones para hacerlo de forma sencilla, como Google Authenticator o Microsoft Authenticator.
  • Encriptación de datos: utilizar algoritmos de encriptación avanzados para cifrar datos financieros, tanto almacenados como durante su transmisión, asegurando que solo personas autorizadas puedan acceder a ellos.
  • Educación y conciencia sobre seguridad informática: proporcionar formación regular al personal sobre los últimos métodos de ataque y buenas prácticas de seguridad, fomentando una cultura de seguridad consciente en toda la organización. Asimismo, es fundamental concienciar a la plantilla sobre la importancia de tener los ordenadores actualizados y protegidos de forma adecuada.
  • Control de acceso riguroso: establecer políticas estrictas para controlar quién puede acceder a información financiera sensible, limitando el acceso solo a empleados autorizados
  • Control continuo de la red: implementar herramientas de control para detectar en tiempo real actividad sospechosa o no autorizada, lo que permite una respuesta rápida a posibles brechas de seguridad.
  • Backups regulares: realizar copias de seguridad periódicas de información crítica para garantizar una recuperación rápida y efectiva en caso de pérdida de datos debido a un ciberataque.
  • Actualizaciones y mantenimiento de software: asegurar que todos los sistemas de seguridad y software relacionados estén actualizados con las últimas versiones y parches de seguridad para protegerse contra vulnerabilidades conocidas.

Apostar por una solución de tesorería, tu propósito para 2024

En 2024, adoptar una plataforma de tesorería en la nube es una decisión estratégica clave para las empresas, especialmente en todo lo que tiene que ver con la gestión del efectivo. 

Este tipo de plataformas SaaS (acrónimo de Software as a Service), como el que tenemos en Embat, no solo optimizan las operaciones financieras y la gestión de la liquidez, sino que también fortalecen la protección de datos sensibles. 

Ofrecen algunas funcionalidades importantes como la encriptación robusta de datos y los controles de acceso. Además, estas aplicaciones garantizan la integridad y seguridad de la información financiera, un aspecto crítico en un entorno donde los ciberataques son cada vez más sofisticados.

Algunos de los principales motivos por los que apostar por este tipo de aplicaciones son:

  • Actualizaciones automáticas: los proveedores de software en la nube se encargan de actualizar de manera constante sus sistemas para proteger contra las últimas amenazas de seguridad. Esto garantiza que tu software siempre tenga las últimas medidas de seguridad.
  • Seguridad de datos centralizada: al almacenar los datos en la nube, se centraliza la seguridad de la información. Los proveedores de servicios en la nube suelen tener protocolos de seguridad más robustos que una empresa promedio, lo que puede aumentar la seguridad de tus datos.
  • Recuperación de datos: los servicios en la nube ofrecen opciones de respaldo y recuperación de desastres. En caso de un incidente de seguridad, como un ataque de ransomware, puedes recuperar tus datos de manera más eficiente.
  • Cumplimiento con normativas nacionales e internacionales: los proveedores de servicios en la nube suelen cumplir con estándares internacionales y regulaciones de seguridad de datos, lo que puede ayudar a tu empresa a cumplir con estas normativas más fácilmente.
  • Reducción de vulnerabilidades locales: al usar software en la nube, reduces el riesgo asociado con las vulnerabilidades de los sistemas locales, como los servidores físicos en tus instalaciones, que pueden ser más susceptibles a ataques físicos o fallos del sistema.

Conclusiones

En definitiva, al mirar hacia el futuro en el campo de la tesorería, la mayoría de responsables de los departamentos financieros destacan la ciberseguridad como una preocupación primordial. 

La digitalización acelerada y la creciente adopción de tecnologías financieras han aumentado la eficiencia y la conveniencia, pero también han ampliado el espectro de riesgos cibernéticos. 

Las empresas deben estar atentas y proactivas, invirtiendo en soluciones robustas de seguridad en la nube, capacitando a su personal en mejores prácticas de seguridad y manteniendo una vigilancia constante contra las amenazas emergentes.

Ready to flow?

Contacta con nosotros